Adultos mayores de 50 (Seniors): más allá de los mitos

Al pensar en los adultos mayores o Seniors, probablemente lo primero que a muchos se les viene a la cabeza es la imagen de un anciano más bien sedentario, débil o con problemas de salud; una persona que pasa sus días en casa viendo televisión o leyendo y que evita salir a las calles más allá de lo estrictamente necesario. ¿El problema? Esta idea estigmatizada del adulto mayor es más común de lo que creeríamos, y más dañina de lo que se esperaría.

En Chile se considera adulto mayor a todas aquellas personas de 60 años o mayores. La edad de jubilación es de 60 años para las mujeres y 65 años para los hombres. Y mientras la realidad es que estos Seniors cada vez disfrutan de una mejor salud gracias a los avances tecnológicos, lo que les permite tener en promedio 24 años más de vida tras jubilarse, lo cierto es que son relegados y encontrar trabajo a su edad, se vuelve algo cada vez más difícil.

Adultos mayores y trabajo: los principales obstáculos

Los adultos mayores deben enfrentarse a las barreras que la sociedad les impone en el ámbito laboral y que van desde menores sueldos y poca flexibilidad horaria, a su exclusión inmediata de los procesos de reclutamiento debido a su edad. Pero el problema no termina ahí. Esta imagen negativa y generalizada sobre los Senior, también influye en la percepción que tienen de sí mismos los adultos mayores.

Al dejar de trabajar, las personas mayores no sólo pierden la capacidad de sustento, sino que también pierden parte de su círculo social, estatus y su autoestima, al pensar que ya no son útiles o capaces de valerse por sí mismos y así comienzan a autorecluirse.  Según la encuesta de Calidad de Vida de la Vejez realizada por Caja los Andes en 2014, el 53% de las personas mayores señala que prefiere quedarse en casa en vez de salir, y esto puede atribuirse a la pérdida de contactos y amigos, la dificultad de establecer nuevos vínculos y la imagen negativa que existe de esta etapa. En la misma línea, uno de cada cuatro Senior (27%) se siente inútil, como un estorbo para la familia y el 61% estima que la gente subestima sus capacidades por la edad que tiene.

Paradójicamente mientras esto ocurre, la realidad es que la gran mayoría (78%) de los adultos mayores son autovalentes y autónomos hasta los 80 años, en donde varios entre los 60 y 80 años siguen siendo el sustento de sus familias y de hecho representan una gran oportunidad para la sociedad.

Envejecer tiene sus ventajas

Hoy existe una tendencia mundial a la disminución en las tasas de natalidad, y Chile no es la excepción. Según las cifras CASEN (Ministerio de Desarrollo Social, 2015), se calcula que la población de adultos mayores ya alcanza el 17,5% de la población nacional con más de 3 millones de personas sobre los 60 años. Si a esto se suma que en 10 años más la población de jubilados aumentará en más de 1 millón de personas y que se abrirán 680 mil puestos de trabajo, nos veremos enfrentados a una realidad en la que tomando las tasas de crecimiento actual de la fuerza de trabajo, sólo podríamos cubrir 1/3 de dichas vacantes.

La gran ironía es que mientras muchos aún están poniendo barreras para que los Senior trabajen, no sólo serían los adultos mayores los que se verían beneficiados al mantener sus puestos de trabajo o desempeñarse en nuevas áreas, sino que todos nosotros. Existe una serie de beneficios al emplear a un Senior que hoy en día no se están tomando en cuenta: ellos representan a un grupo de personas que cuenta con mayor disciplina, experiencia, madurez y que entrega no sólo un mejor trato y calidad en servicio, sino que además fiabilidad. Y para qué hablar de la estabilidad, un bien escaso en las nuevas generaciones que hoy cuentan con un alto índice de rotación laboral.

Además, son muchos los adultos mayores que no sólo tienen la necesidad sino que la voluntad de continuar trabajando pese a haber alcanzado o superado la edad de jubilación estipulada. Según datos de la Encuesta de Calidad de Vida en la Vejez, el 75% de las personas mayores en Chile señala que les agrada mucho su trabajo actual, y de ellos, el 66% admite que continuaría trabajando incluso si no tuviese la necesidad económica de hacerlo. Además, el 20% de los Senior inactivos señala que si le ofrecieran un trabajo lo aceptaría.

Entonces, ¿qué estamos esperando?

En ServiSenior ya somos parte de este cambio necesario. Actualmente trabajamos con más de 800 Seniors que ofrecen diversos servicios, entre ellos cocina y limpieza domicilio, planchado, costurería, baby sitting, diferentes tipos de trámites como: pago de multas, llevar tu auto al taller, a la revisión técnica, trámites municipales, despachos, entre muchos otros. Al contratar nuestros servicios no sólo encontrarás una solución de calidad a tus problemas, sino que también contribuirás con la inclusión laboral de un adulto mayor de 50 años.

img_Limpieza 4_1875x1407

Esta entrada fue posteada el Monday, October 09, 2017 a las 11:49 AM en la categoría Adulto mayor, Inclusión laboral, Seniors